lunes, 15 de febrero de 2010

Programados para creer



Punset se supera a sí mismo con este fantástico documental, ya que el tema que trata es extremadamente controvertido, en especial para las mentes científicas, lógicamente escépticas ante la existencia de lo sobrenatural. Pues bien, mal que nos pese, lo sobrenatural existe y está presente en nuestra vida cotidiana, tal y como explica el psicólogo de la Universidad de Bristol, Bruce Hood.

Las creencias sobrenaturales surgen de forma innata en nosotros, de un modo mucho más intenso durante la infancia, pero que perdura durante toda la vida. Se forman debido al impulso de nuestra intuición tratando de interpretar la realidad que percibimos, al margen de la razón pura y verbal.

Debemos admitir que no somos seres completamente racionales. De hecho, la razón tal y como se concibe en occidente existe tan solo desde hace unos pocos millones de años -tal vez menos- mientras que el profundo pozo de irracionalidad que contiene nuestra psique se alimenta de una historia que empezó con el origen de la vida, tal vez incluso antes.

No debemos subestimar la capacidad de nuestro lado irracional: el instinto, las emociones, los sentimientos, todo ello forma parte de lo que somos, y negarlo sería tratar de ocultar una parte esencial de nosotros mismos.

5 comentarios:

Malejopnk dijo...

Totalmente de acuerdo contigo mi estimado autor! Sería negar el 50% de lo que somos! Si todo se basara en ciencia todo sería ilógico ;) Un saludo
Alejandro

oliverato dijo...

Muy bien, gracias por compartir esta información.

El vagabundo del lenguaje dijo...

La ciencia (al igual que otros sistemas filosoficos o religiosos) nace del impulso de expresar la verdad primigenia irracional y ese impulso es el que da nacimiento a los sistemas de pensamiento (llamemos a esa verdad primigenia Dios, Logos, Nirvana o Tao).

La ciencia ha de acatar su lugar como mero sistema de pensamiento, la ciencia no es la verdad, solo apunta hacia ella. La ciencia, además, al ser un sistema cada vez más complejo y poderoso, se va tornando en un sistema cada vez más frágil y peligroso; las personas sin educación científica tienden a creer inocentemente que la ciencia es sinónimo de verdad.
Consecuentemente la ciencia es el Dogma imperante en la sociedad contemporanea y es alienante al mismo nivel que cualquier religión.
Visto así, alguien es capaz de dudar que Jesucristo conoció la verdad de primera mano? Fueron sus seguidores y probablemente el tiempo los que borraron los restos que de divinos pudieran tener las huellas que él dejó en tierra

El vagabundo del lenguaje dijo...

buenísimo el blogl, llegué aquí desde poesía recitada y por buscar poesías de josé hierro

Malejopnk dijo...

No sabia de Jose Hierro, espero que siga publicando blogs y articulos tan interesantes. :)
recreacionistas bogota